Sesenta de Sesenta

¿Cuándo fue la última vez que completaste una hora de trabajo ininterrumpido?

Tal vez fue la semana pasada o quizá el día de hoy, pero te pregunto por la hora ininterrumpida porque seguramente es más fácil recordarla que un día entero de 8 horas totalmente aprovechadas, ya no digamos una semana.

La distracción está presente todo el tiempo en la mente humana, podrás ponerte los audífonos para que todo mundo piense que estás concentrado pero tu cabeza está pensando en qué harás el fin de semana, que esa canción que escuchas te trae recuerdos de la prepa, en las tantas otras actividades del proyecto que están pendientes y que se están amontonando por no ser productivo.

Ya leíste muchos libros, visto muchos infográficos y videos motivadores. Pero Llega la noche o la hora de salida y no acabaste, pero te prometes que mañana serás el tipo más endemoniadamente trabajador, una máquina bien aceitada que de  8 a 5 tachará toda la lista de pendientes.

Así que voy a sugerirte una tercia de pasos a seguir para ser más productivo. Lo primero que debes de asimilar es que es factible serlo, que creas que puedes lograrlo y no se trata de tener una fe ciega. Mira a tu alrededor, piensa en ese amigo o compañera que hace miles de cosas y que te sorprende la manera en la que termina todo a pesar de que tienen el mismo tiempo disponible que tú. Ya sé que vas a pensar que tú eres un caso especial que tú tienes otras obligaciones, o que tú vives en otra parte del continente pero eso es a lo que se le llama el síndrome del Copo de Nieve. Comienza creyendo que puedes hacerlo.

Vamos a ver como lo hacen.

El primer paso es que pruebes las técnicas disponibles por un periodo corto de tiempo, digamos dos semanas.

¿Pero qué técnica voy a usar?

Técnicas hay muchas,  hacer Listas, GTD, Técnica del Pomodoro, Bloques de tiempo en calendario, Kanban, etc., échale un ojo a esta lista. Pero como todo plan de ejercicio no funciona si no los pones en práctica.

Oye, abre esa liga, no avances en este artículo si nos has seleccionado al menos una. La idea es ver qué tipo de técnica se adapta mejor al  trabajo que haces, dale un vistazo, selecciona una y continua.

No es lo mismo una persona que se dedica a desarrollar software que necesita bloques grandes de horas para completar una funcionalidad, que un administrador que divide su tiempo en secciones de 30 minutos para juntas y actualizar reportes, etc. Interrumpir esos bloques a los desarrolladores causa que se frustren y no alcancen a terminar cosas porque una junta les rompe el ritmo de trabajo o porque en un bloque de tiempo de una hora no alcanzan a terminar algo relevante. A esto Paul Graham le llama Maker’s Schedule, Manager’s Schedule.

Prueba no solo la técnica, también intenta cambiar cosas en tu ambiente de trabajo. Enchufa un monitor extra, quita la contraseña automática a tus redes sociales, apaga las notificaciones,  escucha música energética, trabaja de pie, no revises tu correo hasta el mediodía, haz descansos de 10 minutos cada hora, conversa con alguien cuando estés distraído, cambia tu escritorio de lugar, en fin hay  mil cosas que puedes hacer, entre esas también está preguntar a tus compañeros cómo hacen  para terminar todo y no irse hasta tarde. Hay un mito de que Sam Walton (Fundador de Wal-Mart) despedía a las personas que se quedaban frecuentemente hasta tarde en su trabajo, porque no eran capaces de hacer sus actividades en ese periodo de tiempo, la verdad es que dudo que ese cuento sea verdad, ¿pero entiendes el punto verdad?, tal vez necesites menos tiempo del que estás usando actualmente.

Oye, ¿cómo le haces para irte temprano? 

Ser productivo durante la jornada de trabajo se convierte en tema bastante subjetivo cuando no estás midiendo lo que haces. Es muy importante que tomes el tiempo de anotar lo que hiciste, incluso como te sentiste, que cosas cambiaste al aplicar esa técnica nueva que estás evaluando. Así cuando hayas probado tres o cuatro técnicas sabrás cuál es la más adecuada para el tipo de trabajo que estás haciendo. Ojo, cuando tus actividades cambien te sugiero que cambies también tu técnica.

Esa es el primer paso, ya te contaré las demás en otros capítulos. Primero ve y ponlo en práctica, de nada sirve leer y leer sin hacer, no quiero que seas un obeso del conocimiento. Deja en tus comentarios qué técnica de las que te proporcioné vas a implementar esta semana, así como qué tipo de trabajo estás haciendo.

Si te gustó este artículo compártelo con tu amigo que nunca va a donde lo invitas porque está muy ocupado o saliendo tarde de su trabajo, le servirá y estará en deuda contigo.

Jesús Magaña

Jesús Magaña

Senior Business Analyst