Existen diversas metodologías que pueden ser aplicadas en el desarrollo de software, y una de las más populares es la metodología ágil. En un entorno ágil, las aplicaciones pueden crearse mediante la implementación de pasos individuales, cada uno trabajando hacia un objetivo común. Y mientras que las metodologías ágiles (Scrum y Kanban, por mencionar sólo algunas) tienen muchos beneficios para los desarrolladores, también son ventajosas para los clientes. He aquí diversas maneras en que el desarrollo ágil ayuda a los clientes:

Clientes comprometidos e involucrados en el proceso de desarrollo de software

Metodología Ágil

Scrum

Tal vez el principal beneficio en el uso de metodologías de desarrollo ágil es la capacidad de mantener al cliente involucrado en todas las facetas del proyecto. Comúnmente, el desarrollo ágil progresa en etapas conocidas como Sprints, y es después de la finalización de cada Sprint donde tanto los desarrolladores como los clientes pueden realizar evaluaciones e implementar cambios. Esto ayuda a promover un intercambio fluido de información que conduce a un aumento en la transparencia del proyecto. Además, el hecho de que cada Sprint represente una pequeña parte del ciclo de desarrollo significa que los clientes pueden actualizarse con frecuencia sobre el progreso de la aplicación.

Flexibilidad a lo largo del proceso

No es raro que las necesidades de un cliente cambien durante el proceso de desarrollo, y con un entorno ágil, estos cambios son relativamente simples. Aunque suele haber un plan formal de cómo funcionará la aplicación finalizada, construyéndola en pasos individuales, los clientes pueden refinar funcionalidades específicas mientras el software está siendo creado. De esta manera, estas actualizaciones pueden ponerse en uso durante el próximo Sprint, después de lo cual los resultados pueden volver a probarse para asegurar la satisfacción del cliente.

Costos Predecibles

El desarrollo de software puede ser costoso, y en muchos casos, estos costos pueden fluctuar significativamente a medida que se encuentran obstáculos de programación. Sin embargo, a través del uso de metodologías ágiles, los desarrolladores tienen la capacidad de predecir con mayor exactitud los costos que se incurrirán a lo largo del proceso. Esta previsibilidad viene de la duración fija de los sprints que separan cada fase de desarrollo. Sabiendo exactamente cuánto tiempo tomará una fase para completarse y la cantidad de trabajo que será necesario, los desarrolladores y los clientes estarán al tanto de los costos antes de que comience el próximo Sprint.

Orientado a objetivos

El proceso de desarrollo ágil permite a los clientes establecer sus propias metas para el proyecto y esto puede ayudar al equipo de desarrollo a comprender mejor las necesidades específicas del cliente. A través de este nivel adicional de comprensión, los programadores y desarrolladores podrán hacer recomendaciones al cliente que podrían tener un efecto positivo en la aplicación final.

En resumen, la metodología ágil…

Cuando se trata de satisfacer las necesidades del cliente, la metodología de desarrollo de software ágil ofrece muchas ventajas a las formas estándar de crear aplicaciones. A través del desarrollo ágil, los programadores y los clientes pueden participar y colaborar fácilmente a lo largo de cada fase del proyecto, y este nivel de transparencia ayuda a asegurar que todos los miembros del equipo están trabajando hacia una sola meta. Además, al romper el proceso de desarrollo en etapas hay una mayor capacidad para predecir los costos que van a estar involucrados en la creación de la aplicación. Así como tambien, las fases de la metodología ágil, conocidas como Sprints, permiten a los programadores realizar adaptaciones incluso a medida que se desarrolla el software.