En esta era en donde la tecnología es dominada principalmente por las aplicaciones, una de las principales consideraciones de los desarrolladores de software es ¿cómo el producto o la aplicación en general afectan la experiencia del usuario?

Cuando mencionamos ‘usuario’ y ‘diseño’, dos cosas vienen a la mente: la interfaz de usuario (UI) y la experiencia del usuario (UX). Hay una diferencia entre los dos, pero en este artículo, nos enfocaremos más en la perspectiva del diseño de UX.

UX tiene una definición muy amplia, desde ser el proceso creativo y analítico de determinar qué será un software, hasta un enfoque en el diseño que tenga en cuenta al usuario. El término lo originó Don Norman, un reconocido científico cognitivo en la década de 1990. Él definió ‘experiencia del usuario’ como la interacción de los usuarios con una empresa, incluidos sus productos y servicios.

En pocas palabras, el diseño de la experiencia del usuario es el enfoque o proceso en general para diseñar un sistema que ofrece una experiencia positiva a los usuarios a través de la interacción del producto o servicio.

En este artículo hemos reducido las cinco cosas más importantes que se deben considerar al momento de diseñar una aplicación de software, asegurando que no solo sea exitosa sino también amigable para el usuario.

Consideración #1 Primero los usuarios: el arte de la incorporación de aplicaciones

Antes de crear tu aplicación de software, primero debes conocer a tu público o a los usuarios.

¿Cómo opera la audiencia? ¿Qué es lo que quieren y necesitan? ¿Cómo puede tu producto hacerles la vida más fácil?

Estas son algunas de las preguntas clave que debes hacerte al diseñar una aplicación de software. Pero, ¿cómo puedes saber lo que quieren si no se lo muestras?

Aquí es donde aparece la “incorporación de la aplicación”. Este es un término que se usa cuando a una persona aleatoria se le da la oportunidad de usar una aplicación que no ha probado antes. Esta es la etapa en la que el usuario comprenderá la interfaz de usuario y los controles de la aplicación, un paso crítico en el ciclo de vida del desarrollo de software.

Hay muchos métodos de incorporación, pero lo más importante que debes tener en cuenta es que tus nuevos usuarios no deben perderse o frustrarse al probar tu aplicación.

Consideración #2 Simplicidad: evitar lo innecesario

Al diseñar una aplicación de software, los desarrolladores de software tienden a perderse en el proceso. Debido a su deseo de desarrollar el mejor software, a menudo olvidan uno de los principios más básicos en el diseño, que es mantenerlo simple.

En lugar de diseñar una aplicación que pueda hacer todo, lo mejor es enfocarse en una cosa a la vez, y luego actualizar desde allí. De esta forma, no te sentirás agotado al agregar características que otras aplicaciones de software hacen, de forma gratuita.

Esto permite que tu aplicación de software tenga un respiro y agiliza la experiencia del usuario. También facilita el envío del mensaje, en términos de marketing.

Consideración #3 Personalización: personalización y originalidad

No tener la capacidad de adaptar una aplicación de software recién instalada puede ser frustrante. Es por eso que muchas personas prefieren una que pueden modificar o donde pueden agregar un poco de su personalidad en ella.

Los cambios que permiten la personalización pueden variar desde el tamaño de fuente y los colores hasta el diseño de la aplicación. Incluso pueden incluir la capacidad de ocultar algunas funciones dentro del software.

Lo que esto les da a los usuarios es la oportunidad de jugar con la aplicación. Adaptarlo a sus necesidades conduce a una experiencia más satisfactoria para ellos.

Consideración #4 Receptividad: Eficiencia y velocidad

Este es un elemento clave y estándar en cualquier aplicación de software. Si tu aplicación no está diseñada para ser rápida y receptiva, dará como resultado una ineficiencia y una mala experiencia del usuario.

Tener eficiencia y velocidad, significa que la aplicación puede lograr rápidamente lo que el usuario está tratando de hacer y que es eficiente para encontrar diferentes formas de atender las necesidades del usuario.

Reducir el número de acciones para hacer algo en tu aplicación es una forma de hacerlo eficiente y rápido.

Consideración #5 Escalabilidad: crecimiento y funcionalidad

Darle a la aplicación ‘espacio’ para nuevas características en el futuro abre la puerta a funcionalidades adicionales, permitiendo que la aplicación crezca o “evolucione” hacia algo mejor.

Conclusión

Desarrollar una aplicación de software que brinde a los usuarios una gran experiencia se reduce a saber lo que quiere tu público; manteniéndolo simple y funcional sin perder su eficiencia y velocidad; y haciéndolo personalizable a la vez que original.

Al tener esto en cuenta, estas encaminado a diseñar una aplicación de software fácil de usar que mantendrá enganchados a los usuarios.

Si quieres desarrollar una aplicación de software que a tus usuarios les encantará, contáctanos y estaremos encantados de ayudarte.